Saltar al contenido

Rigor para trabajadores de la pisca

junio 8, 2009

 

IMG_2516

SACRAMENTO, CA (ARACELI MARTÍNEZ, LA OPINIÓN).— La crisis económica no sólo ha provocado que escasee el empleo en el campo, sino que ha propiciado una mayor explotación de la mano de obra, al grado que los trabajadores prefieren no tomar agua o aguantarse las ganas de ir al baño por miedo a perder el empleo.

Antes, la lucha era porque no tenían agua para beber, lo que causó que en los últimos cuatro años murieran 10 campesinos en los campos de California. El caso más reciente ocurrió el año pasado con la muerte por insolación de María Isabel Jiménez Vázquez, embarazada con apenas 17 años. Ahora los campesinos sí tienen agua, pero no permiso para tomarla.

 

“Comenzamos a trabajar a las 8 de la mañana y nos pidieron que cortáramos cinco cajas de moras por día, un total de 65 libras”, cuenta Guillermo Cruz, un experimentado cortador de moras.

“Hice todo lo que pude para cumplir con la cuota. Los supervisores de la compañía estaban constantemente encima de nosotros, y gritándonos si se nos caía una mora a la tierra. Eso nos ponía más nerviosos y confundidos”, relató.

Guillermo cuenta que lo peor del asunto fue que ante el pánico a perder el empleo, los trabajadores no podían darse el lujo de beber agua o ir a los sanitarios.

“Incluso algunos trabajadores laboraban durante sus horaS de almuerzo para cumplir con la cuota impuesta. Muchos trabajadores corrían y se movían lo más que podían.

“Fui uno de los pocos que pudo cumplir con las cuatro cajas y no puedo entender por qué me despidieron si hice todo lo que estuvo en mi poder por cumplir con la cuota”, comentó.

Rigoberto Ramírez, otro recolector de moras consideró que el desempleo y la crisis económica se han traducido en abuso en los campos. “Hay mucha gente desesperada por el trabajo. Se amontonan por un empleo y los rancheros abusan. Si en cuatro horas, ven que quienes contrataron no cumplen con la cuota, despiden en ese momento a los trabajadores y meten a otros. Y así se llevan”.

Comentó que en el caso de la mora, les piden cuotas imposibles de alcanzar, hasta de 75 libras por día, cuando el más diestro consigue apenas 50 ó 60 libras.

Otra campesina, Rocío Pineda, hizo ver que sólo pueden tomar agua durante sus tiempos de descanso. “El mayordomo se molesta si vamos mucho a tomar agua”, recalca.

El pasado 26 de mayo, el Sindicato de Trabajadores Agrícolas (UFW) interpuso una queja de parte de los trabajadores que laboraban para Munger Farms en la ciudad de Delano, donde tres contratistas emplean más de 40 cuadrillas con mil trabajadores para recolectar moras.

La queja indica que recolectores trabajan por hora, pero tienen una cuota de cinco cajas por día, lo cual los obliga a laborar durante sus descansos, a no beber agua o a no ir al baño por temor a perder el empleo.

Este no es miedo imaginario. Le sucedió a 60 trabajadores el 26 de mayo. A estos trabajadores les prometieron tres días de empleo. No obstante, fueron despedidos un día después por no cumplir con la brutal demanda de trabajo.

Armando Elenes, un organizador del UFW sostuvo que no se trata de un incidente aislado, exclusivo de Munger Farm. “Hemos encontrado muchas quejas de trabajadores que son regañados y castigados por ir a tomar agua, contraviniendo así las leyes del estado.

“Ciertas personas son suspendidas o pierden su empleo. Entonces es como si no tuvieran agua, porque ir a tomar les puede costar el trabajo”, enfatizó.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: